Últimamente hemos pasado demasiado tiempo metidos en casa, tanto que incluso conocemos cada una de las imperfecciones, manchas o motas que tienen nuestras paredes y muebles. Desde Reformas El Baúl, expertos en reformas y decoración en Fuenlabrada, Móstoles y Madrid, os animamos a darle un lavado de cara a vuestras casas y en especial a las paredes, para hacer las habitaciones más acogedoras y mucho menos monótonas.

Una vez hemos decidido darle un nuevo toque a la casa, el paso siguiente es elegir cuál es el acabado que queremos dar a nuestras paredes. A continuación te contamos algunos tipos de pinturas y texturas que les puedes dar para que luzcan expendidas:

  • Pinturas: puedes elegir entre diferentes acabados dependiendo del tipo de pintura que se seleccione. 
    • La más común es el estilo Mate. Este acabado no refleja la luz por lo que proporciona un toque elegante, ideal para lugares oscuros. Suele ser aconsejable aplicar protectores a este tipo de pinturas, así permanecerán limpias durante más tiempo. 
    • Otro tipo sería el Brillante. Esta es la mejor opción cuando la pared está en contacto con diferentes objetos y corre el riesgo de mancharse, ya que es de fácil limpiado. Es perfecta para recibidores o habitaciones de niños. 
    • Por último tendríamos la Aterciopelada. Nos proporciona un acabado muy elegante y también se puede lavar fácilmente.
  • Acabado satinado: este acabado sería una mezcla entre el mate y el brillante que hemos mencionado antes. Es de fácil lavado y casa genial con lugares en los que se pretende instalar colores tranquilos y elegantes.
  • Acabado extra brillante: no se suele utilizar en espacios al completo, sino que sirve principalmente para captar la atención hacia puntos determinados o dividir el espacio.
  • Cerámica texturizada: con este acabado se crean diferentes formas y relieves que producen un efecto visual muy placentero, jugando con las luces y sombras que van produciendo los dibujos creados en las superficies, pues no es un acabado plano sino que sobresale. No es un estilo convencional, por lo que da un toque elegante y armónico a la casa si se coloca en diferentes espacios.
  • Enlucido y yeso pulido: la finalidad es dejar la superficie totalmente uniforme y lisa, permitiendo que se vea el yeso o cemento. Esto proporciona un estilo industrial y unos acabados en tonalidades grises.
  • Papel tapiz: son infinitos los diseños entre los que se puede elegir, desde los más simples y uniformes hasta los más extravagantes con mosaicos. Se pueden encontrar de vinilo con acabados mate o brillantes y algunos incluso contienen relieve. Son muy fáciles de limpiar, por lo que son realmente prácticos según en qué habitación se deseen colocar.
  • Madera: es uno de los acabados más elegantes, proporciona un ambiente cálido, tranquilo y natural a la sala. Además, es un perfecto aislante tanto térmico como acústico.

Las paredes son una herramienta más de decoración de los espacios; gracias a sus diferentes texturas, colores y acabados podemos dar a la habitación un estilo totalmente diferente. No dudes en consultarnos si estás pensando en remodelar las paredes de tu casa, te asesoramos sin compromiso.